¿Cuál es la estructura de los mapas conceptuales?

Los mapas conceptuales son una herramienta muy útil para los alumnos de prácticamente todas las edades. Veamos qué son, para qué sirven, cómo hacerlos y también algún software para hacerlos digitalmente. Los mapas conceptuales junto con los mapas mentales, son los más comentados de todos los métodos de estudio.

También son probablemente los más utilizados porque si hay un sistema que se enseña desde la secundaria es precisamente el de los mapas conceptuales.

Esto se debe a que son una herramienta útil para el estudio diario. Al igual que los GPS le muestran las calles desde arriba, trazando la ruta que tiene que seguir para llegar a su destino, podemos decir que, del mismo modo, los mapas conceptuales, gracias a su estructura, lo ayudan a entender cómo moverse entre los distintos conceptos de una materia.

Pero ahora vamos a ver con más detalle cuál es la estructura de los mapas conceptuales, para qué se utilizan, cómo se construyen y otros consejos útiles para incorporarlos a su método de estudio diario.

¿Qué son los mapas conceptuales?

Los mapas conceptuales fueron inventados por el académico estadounidense Novak. Básicamente, su idea era que para estudiar bien una materia no basta con memorizar los conceptos de forma abstracta. En cambio, debemos comprender las relaciones que los conectan, para que el recuerdo sea indeleble y duradero en nuestra mente.

¿Cómo crear un mapa conceptual?

El mapa conceptual se creó como una herramienta gráfica para representar y organizar nuestros conocimientos sobre un tema. Se hace tomando conceptos, poniéndolos en una hoja de papel y resaltando gráficamente los vínculos y relaciones que los unen en diferentes niveles de profundidad.

Al idear esta representación gráfica del pensamiento y, en consecuencia, crear la herramienta del mapa conceptual, Novak ha hecho posible, en esencia, lo que se denomina aprendizaje significativo.

Este tipo de aprendizaje consiste en la comprensión total de un tema en todas sus partes: conceptos principales y secundarios y las relaciones entre ellos. Es todo lo contrario al aprendizaje mnemotécnico, en el que se estudia de memoria sin entender mucho.

Los mapas conceptuales son, por tanto, una excelente herramienta de estudio porque permiten entender muy bien un tema, memorizarlo mejor y, sobre todo, porque al ser concisos (si están bien hechos), sólo contienen la información esencial, lo que permite repasar lo estudiado muy rápidamente.

¿Cuál es la estructura de un mapa conceptual?

A continuación, veamos cómo se compone la estructura de un mapa conceptual. Hay dos elementos fundamentales que componen el mapa.

El primer elemento fundamental es el concepto de nodos. Son los conceptos clave relativos a un tema. Los representamos con frases de no más de 5 palabras encerradas en una forma geométrica. Utilizamos diferentes formas geométricas para diferentes niveles de profundidad de los conceptos. Por ejemplo, podemos utilizar el cuadrado para los conceptos de primer nivel y el círculo para los de segundo nivel, etc.

El segundo elemento fundamental son las relaciones asociativas. Son básicamente los enlaces lógicos entre los conceptos clave de nuestro mapa y los representamos con flechas. Cada flecha lleva una especie de «etiqueta» que indica el tipo de relación entre los nodos conceptuales.

¿Cómo construir un mapa conceptual?

Ahora vamos a ponernos manos a la obra y ver cómo hacer un mapa conceptual desde cero, puede observar las siguientes plantillas (además descargables), para orientarse.

Plantilla de mapa conceptual

 

Plantilla de mapa conceptual 2

 

Lo que tiene que hacer antes de empezar a dibujar su mapa es identificar los conceptos clave relacionados con el tema que está estudiando. A continuación, subraye las palabras clave que puedan serle útiles. Recuerde que el mejor mapa es el sintético, que le ayuda a memorizar y repasar más rápidamente, así que en esta fase recuerde seleccionar sólo lo realmente esencial.

Ahora es el momento de escribir. Recuerde que mientras el mapa mental se desarrolla de forma radial en torno al tema central, en el mapa conceptual todos los elementos se disponen de arriba a abajo, creando así diferentes niveles de profundidad: cuanto más abajo, más detallado. Por lo tanto, coloque su tema principal en la parte superior de la hoja, en el centro, y luego haga una cascada de nodos de concepto para crear los niveles necesarios (primero, segundo, tercero).

Recuerde que debe utilizar las formas geométricas para distinguir los niveles de profundidad. En este punto hay que detectar las relaciones asociativas entre los nodos, por lo que se dibujarán las flechas. Se colocan verticalmente desde el nivel más alto al más bajo. Recuerde etiquetar sus flechas con palabras o verbos que identifiquen la naturaleza de la relación.

Una vez hecho esto, también puede marcar las relaciones cruzadas, si las hay. Ya tiene la orientación necesaria para empezar a crear sus mapas. La práctica es esencial para conseguir un buen mapa. La primera que haga no será perfecta y la segunda o la tercera tampoco, pero cuando lo domine empezará a ver mejoras y sobre todo resultados en sus estudios.

Si necesita una mayor comprensión sobre los pasos anteriormente descritos, descargue las siguientes presentaciones sobre la estructura de los mapas conceptuales:

 

Software y aplicaciones de mapas conceptuales

Está científicamente demostrado que escribir a mano favorece la comprensión y la memorización. Por eso un consejo es que al menos empiece a hacer sus mapas a mano, en papel, para dominarlos.

También porque puede encontrarse en situaciones en las que quiere hacer un mapa, pero no tiene el software a mano. Por ejemplo, cuando está en un examen escrito y tiene que responder a una pregunta abierta, hacer un mapa es la mejor manera de organizar sus argumentos.

Dicho esto, en la práctica la mayoría de los estudiantes no destacan por su brevedad, especialmente al principio, por lo que en estos casos puede ser útil pasar a la producción digital. Además de la rapidez de realización, las comodidades del mapa digital son muchas:

  • Siempre se puede editar, añadiendo o eliminando nodos, capas y relaciones.
  • Puede llevarlos con usted en su teléfono móvil y revisarlos esté donde esté, incluso en el autobús de camino a algún sitio.
  • Si no tiende a ser una persona muy ordenada, con el software el orden es casi automático.

Hay muchos programas, tanto gratuitos como de pago, muchos de ellos con sus propias aplicaciones para el teléfono. Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Mindomo es un software con una interfaz extremadamente sencilla, la creación de mapas es inmediata y puede guardar sus archivos en varios formatos. El único inconveniente es que en la versión gratuita sólo puede guardar localmente unos pocos mapas a la vez.
  • MindMeister es un software para hacer mapas online y tener siempre sus mapas sincronizados en cualquier dispositivo, sólo tiene que registrarse.
  • XMind es el más recomendado, también para los mapas mentales. Muy fácil de usar, la versión gratuita ya tiene todo lo que necesita.

En Internet hay montones de mapas conceptuales ya realizados y, sí, pueden servirle de ayuda en sus estudios. Pero la verdadera diferencia está en crear los mapas por usted y para usted. Porque lo realmente importante es el significado que le da a la información que coloca en el mapa: ¡En eso consiste el aprendizaje significativo! Piense en ello.


Más mapas conceptuales...