3 maneras de conciliar el estudio y el trabajo

Levántate temprano, trabaja todo el día, enfrenta el tráfico ocupado, llega a la universidad, realiza todas las actividades de calidad, regresa a casa, descansa unas horas hasta que todo comience al día siguiente. ¡Ufff! Definitivamente no es una rutina fácil, pero una cosa es segura: tanto esfuerzo es gratificante.

Conciliar el estudio y el trabajo consume mucho tiempo y energía, pero con los consejos adecuados, su rutina no será tan pesada y los resultados aún pueden ser productivos.

Así que si quieres aprender a esquivar obstáculos y hacer el trabajo, ¡solo echa un vistazo a los consejos que hemos desglosado para ti!

1. Los retos de trabajar y estudiar

El doble viaje entre la profesión y la vida académica no es nada fácil. Estas son dos partes fundamentales de tu realidad y requieren mucha dedicación. Por lo tanto, es súper natural sentir las dificultades de esta rutina.

Para prepararse para esta situación, lo mejor es conocer los desafíos de conciliar el estudio y el trabajo. Y debes entender de ahora en adelante: por difícil que sea, este esfuerzo valdrá mucho la pena en el futuro. ¡Recuerda eso!

Estar muy bien organizado

Tanto el empleo como los estudios tienen un punto en común: la necesidad de completar diversas tareas en poco tiempo. En la universidad, tienes que impartir actividades, tomar exámenes, mantener una buena asistencia… En el trabajo, hay proyectos, reuniones, formación… ¡Eso es mucho!

Uno de los desafíos es mantener todo al día. Y para que eso suceda necesitas tener control sobre tus obligaciones. Manténgase atento a lo que sucederá en la semana, qué actividades son para cada día y cómo son sus plazos. Así que no pierdes nada y puedes manejar todo sin dejar nada atrás.

Superar el cansancio

Otro punto que merece atención es el cansancio. Unirse al estudio y al trabajo, para muchas personas, significa trabajar desde la mañana hasta el final de la tarde y luego pasar a la universidad. Con la última clase por la noche, la llegada a casa ocurre muy tarde.

También hay obligaciones en el hogar y la necesidad de prestar atención a la familia, y todo esto sin mencionar el tiempo que se pasa en los autobuses. El consejo aquí es que priorizas las cosas: disfrutar de los fines de semana para pasar el rato con amigos y relajarte es importante, pero ten en cuenta que es en estos solo dos días que puedes descansar y recargar energías para comenzar la semana listo para lo que das y vienes.

con-estudio-y-trabajo

Adaptación a la vida personal

Y ya que hablamos de salir y relajarnos, tampoco podemos ignorar el desafío de ser un profesional, un estudiante y alguien que desempeña otros roles. Hijo/hija, hermano/hermana, novio/novia, amigo/amiga… Todas estas funciones parecen acumularse sin que haya tiempo para ser uno mismo.

Al principio, puede parecer imposible encontrar un poco de espacio en medio de tanta obligación. Sin embargo, si puedes tomar las decisiones correctas, podrás esquivar el obstáculo. Haga sus responsabilidades y trate de no comprometer su vida personal.

2. Los beneficios de trabajar y estudiar al mismo tiempo

De acuerdo, conciliar el estudio y el trabajo no es la tarea más fácil del mundo, ¡pero es muy gratificante! Además de generar satisfacción y una sensación de victoria, trae varios otros beneficios.

Mira esto:

Desarrollo de habilidades

El trabajo enseña. Los estudios, también. Por lo tanto, unir a los dos es una excelente manera de desarrollar nuevas habilidades. Encontrarás, por ejemplo, cómo realizar una mejor gestión del tiempo o completar ciertas tareas con menos dificultad.

También aprenderás a ser puntual, responsable y comprometido con lo que te propongas hacer. Todo esto, y más, ayuda a construir el perfil profesional ideal para el mercado laboral.

Crecimiento profesional

Aquellos que tienen que lidiar con una rutina como esta se enfrentan a desafíos, pero también a conquistar diferenciales que el dinero no puede comprar. Solo piense: ante un imprevisto, se vuelve más flexible. Si algo sale mal, eres resistente. Si aparece una emergencia, la productividad aumenta. Todo esto ayuda a crecer personal y profesionalmente.

El éxito profesional también se logra gracias a la experiencia. Cuando trabajas mientras estudias, puedes reunir tiempo de mercado. De esa manera, cuando busques un trabajo después de la graduación, tendrás una mejor oportunidad que los demás.

Equilibrio financiero

Después de todo, unirse al estudio y al trabajo es una forma de fortalecer su vida financiera. Después de todo, con esta práctica, el salario se puede usar para pagar la matrícula universitaria. Si obtienes una beca o financiamiento, será aún más fácil manejarlo.

También es una forma de pagar sus necesidades d(como transporte y comida), ayuda en casa y compra algunas cosas que quieras. Por lo tanto, sus esfuerzos no son vistos sólo como dificultades.

con-estudio-y-trabajo

3. Los 3 consejos para conciliar estudio y trabajo

Puede parecer difícil, pero conciliar estudio y trabajo es una realidad que no tiene por qué ser sinónimo de «renunciar a tu calidad de vida». Con organización, planificación y mucha dedicación, puedes lograr tus objetivos.

¡Vea qué hacer para unir estas dos áreas cotidianas y hacer que su rutina sea mucho más optimizada!

Termina y comienza el día temprano

Aquellos que hacen este doble viaje generalmente solo regresan a casa por la noche. Para muchos, es sinónimo de comenzar las tareas del hogar e incluso estudiar. ¿El resultado? Un descanso que solo comienza casi al amanecer. Pero, ¿por qué no hacerlo de manera diferente?

En su lugar, duerma y despierte temprano. Grandes profesionales exitosos configuran la alarma para 5 a.m. Durante este período, no se enfrentará al tráfico al salir de casa y aún así ahorrará tiempo para estudiar antes de llegar al trabajo, por ejemplo. Es una excelente manera de ganar más y cansarse menos.

Establece tus prioridades

No siempre puedes hacer todas las cosas, y eso está bien con eso. El consejo clave es establecer prioridades y realizar lo que es esencial en ese momento. Haga una lista de tareas pendientes, ponga plazos y vea qué gana primero.

Al hacerlo, descubrirá lo que merece su atención inmediata y lo que aún debe completarse. En lugar de realizar todo a la vez, puedes mantener un mejor ritmo, sin dejar nada atrás.

No te olvides en el proceso

Al unir estas dos actividades es común olvidarse de ti en el proceso. Algunas personas dejan de ver a sus amigos, dormir, comer bien e incluso quedarse con su familia. Para no dañar su calidad de vida, esto no puede suceder.

Reserva unos minutos del día o incluso parte del fin de semana para usted. Ten momentos de ocio y relájate siempre que puedas. ¡Con menos estrés y más ligereza, tu vida será mejor!

Conciliar el estudio y el trabajo es fundamental para tener una vida sana, feliz y exitosa. ¡Usa estos consejos y podrás desempeñarte mejor en tu día a día!


Más mapas conceptuales...